• Español
  • English
15 Jul

5 lugares mágicos para acampar en Ecuador

Ecuador es un país pequeño pero maravilloso, como si fuera un pedacito muy diverso de paraíso. Aunque no lo creas, puedes desayunar en la costa, almorzar en la sierra y cenar en la Amazonia; gozar de mil aventuras y, lo mejor, necesitas un bajo presupuesto. Sus pintorescos paisajes llenos de belleza natural y cultural, nos recuerdan que el mundo es extraordinario.

Si eres una persona de alma libre e inquieta y sientes que la rutina te está asfixiando, acampar es la forma perfecta para disfrutar de Ecuador en su estado más puro. Partiendo desde las impresionantes montañas de los Andes, hasta la hermosa Costa del Pacífico y una infinidad de rincones para los amantes de las verdaderas aventuras.

 

1. Laguna del Quilotoa

Ubicada en la provincia de Cotopaxi, la Laguna del Quilotoa se encuentra al interior de un cráter de volcán y posee aguas de color turquesa-esmeralda que colorean el paisaje con matices que hechizan a cualquiera. Aquí puedes acampar en su orilla, el clima frío es perfecto para hacer una fogata y cantar tus canciones preferidas mientras miras el atardecer reflejado en el lago, admirar la imponente blancura del volcán Cotopaxi y los nevados Illinizas. Sin dudarlo, la calma y misterio de esta laguna, la convierten en el mejor lugar para tomar hermosas fotografías, incluso, para escribir por primera vez un poema.

 

2. Ayampe

Situado en la provincia de Manabí, Ayampe es un pequeño paraíso tropical donde puedes encontrar serenidad y diversión a la par. Es el lugar preciso para alejarte del ruido, abrir tus sentidos a la naturaleza y meditar bajo un magnífico atardecer anaranjado. También tienes la oportunidad de aprender a surfear, ya que en sus playas el agua es cristalina y las olas no son grandes ni peligrosas. Al llegar la noche, el agua se ilumina gracias al plancton fluorescente, brindándote un ambiente mágico ideal para un baño a la luz de la luna.

 

3. Parque Nacional Yasuní

Este pulmón de nuestro planeta está ubicado en la Amazonia ecuatoriana y es famoso por ser el único con cerca de un millón de hectáreas de selva tropical virgen. Si eres un amante de los animales, te recomendamos construir tu campamento junto a la Laguna de Jatuncocha, ahí puedes nadar, navegar en canoas o kayak y observar delfines rosados, monos y grupos de nutrias. También visita el Saladero, sitio donde varias especies de aves como tucanes y papagayos se reúnen para tomar sales minerales.

 

4. Mangahurco

Mangahurco es un pueblito de clima primaveral, donde el tiempo parece haberse detenido. Situado en Zapotillo, provincia de Loja. Te sugerimos lo visites durante los meses de enero y febrero, para disfrutar del florecimiento de los guayacanes. Este evento sucede una sola vez al año, vistiendo más de 40 mil hectáreas de bosque seco de un cálido tapiz amarillo. Bosque sereno y hermoso ideal para realizar senderismo, paseos en bicicleta, cabalgatas o participar en la siembra de nuevos árboles.

 

5. Volcán El Altar

También conocido como “Cerro Majestuoso”, se encuentra en el Parque Nacional Sangay y es considerado la montaña más bella del país. Este destino es el más atractivo si te gusta escalar, ya que es terreno collado. Un refugio colmado de paz, silencio y aire puro. Es ideal para reflexionar y admirar el encanto de animales silvestres como: osos de anteojos, cóndor andino, pumas, venados y ciervos. Y para terminar un colorido día, el atardecer se llena de pinceladas naranjas, grises y violetas que darán paso a la noche, para amanecer contemplando las estrellas y adivinando constelaciones.

Viajar a estos rincones secretos de Ecuador es la mejor opción para escapar de la monotonía, conectarte con tu esencia y alimentar el cuerpo de buena energía. No importa si prefieres el clima frío o caluroso, recuerda llevar todo lo necesario para que tu experiencia como campista sea inolvidable. Deja que la fuerza de la naturaleza sature tu alma y renueve tu mente. Y recuerda, lo fundamental de emprender un viaje, es que nunca serás el mismo cuando regreses de él.

Autor: Ruth Muñoz

Fuente: Cultura Colectiva

Leave a Reply